El formato está relacionado directamente con la utilidad del producto, además existen muchos formatos estándares, lo que provoca que algunos diseñadores no le den la importancia que tiene.

La variedad de los formatos casi siempre es por razones ergonómicas; el cartel debe ser grande, un sello pequeño, una revista suficientemente grande para poder leerse pero no mucho para poder manejarla con una mano.

El utilizar los formatos estándares nos facilita la optimización del papel, lo que supone un beneficio económico, puesto que reduce la cantidad de papel utilizado. Siempre es aconsejable consultar con imprenta offset el tamaño del papel a utilizar, y dependiendo de este, el diseñador debe adecuar sus formatos para la optimización.

El público al que dirigimos el producto, su función y su tipología condicionan en definitiva el formato de cualquier diseño. Dos aspectos importantes a considerar en relación por el formato son el tamaño y la proporción.

Tamaño.

El tamaño en el diseño gráfico es un elemento de impacto visual que ha de determinarse en función de las necesidades comunicativas del producto gráfico.

Las formas básicas del tamaño son:

  • Cuadrado. Estabilidad, seguridad, equilibrio. Es apropiado para elementos gráficos tanto en vertical como en horizontal. Transmite dureza, frialdad, sequedad y masculinidad.

 

  • Vertical. Es la forma natural, fácil de manejar y la habitual en el uso. Los tamaños más adecuados para optimizar la utilización de los estándares de papel son 15 x 21 centímetros y 17 x 24 centímetros.

 

  • Horizontal. Está recomendado para imágenes panorámicas de gran tamaño, pero hay que tener en cuenta que puede resultar incómoda debido a su gran horizontalidad.

 

En cualquiera de las formas utilizadas nunca debemos colocar elementos gráficos que nos obliguen a girar la posición de lectura natural; por ejemplo, colocar en vertical una imagen horizontal para aprovechar la maqueta.

La recomendación, para la variable del tamaño se realiza pensando en diseños hechos para productos más o menos estándares, con tamaños y formatos lógicos pensando en el aprovechamiento del papel y la reducción de costes.

Algunos de los tamaños recomendados dependen del tamaño de la resma de papel, de la máquina donde se va a imprimir y de su utilidad.

Cuando hacemos referencia a envases y embalajes, utilizar formatos estandarizados garantiza una buena gestión la distribución y almacenaje de productos.

Para esto no debes olvidar que Surtigraf cuenta con equipo de la más alta calidad, a la hora de la  impresión de revistas, la impresión de folletos y la impresión de catálogos.

 

 

Pin It

Leave a Comment